Total de visualitzacions de pàgina:

divendres, 10 de febrer de 2017

hiperpaternitat i Educació Social

Últimament s’està parlant del concepte “hiperpaternitat”.

M’agradaria entrellaçar aquesta idea amb l’Educació Social. Sobretot per definir-ho molt més enllà dels titulars mediàtics. Potser a simple vista pot semblar una combinació una mica estrambòtica i llunyana, però hi ha molt més en comú del que ens podem imaginar.
La hiperpaternitat, resumidament és definida com aquella criança on els pares assumeixen un rol sobreprotector avançant-se a totes les decisions, accions i paraules dels seus fills i filles. Tot es pensa en termes de futur, i se’ls apunta a moltes activitats per provocar un augment dels seus coneixements. Amb la voluntat de preparar-los millor pel seu futur.

La hiperproductivitat i la positivitat desbordant de la qual ens parlava la Asun Pié ens porta a necessitar omplir el temps amb qualsevol cosa, però amb tasques productives que en teoria haurien de fer-nos més feliços. Des de l’educació social, pensant-la com una pràctica educativa, podria estar passant quelcom similar.

Diferents serveis d’atenció, on l'educació social és present, es troben en inèrcies d’omplir el temps per omplir. Amb protocols, activitats, treballs, tallers, dinàmiques, etc. I tot des de mirades quantificables per poder ser avaluades. Per això em pregunto, on queda la improvisació i l’atzar? Ja en parlava en un article anterior, on actualment les accions socioeducatives estan agafant una mirada productiva que ens anul·la moments de vida desinstitucionalitzats. Passejar sense rumb, descansar examinant el “no res”, una conversació genuïna, un silenci voluntari o una activitat improvisada poden ser moments de molta potencialitat educativa. Sobretot perquè generen vincle i perquè sorgeixen des del respecte per les voluntats i els temps dels subjectes de l’acció.

Quan es dissenyen projectes es tendeix en atapeir el temps amb programacions i calendaris on s’intenta produir un vincle pedagògic a través de certs documents. Tenim moltes formes d’anomenar-ho: Contractes educatius, Pla individual de treball, Pla educatiu individual, contracte de rehabilitació... diferents noms que acaben representant el mateix. Un compromís redactat per la voluntat dels professionals per transformar, rehabilitar i educar. A subjectes incomplets esgarrats i trencats.  Amb la intencionalitat d’entrar per totes les esquerdes possibles, per tots aquells racons de la vida on pensem que es pot treballar. Moltes vegades aquests contractes no són validats pels subjectes i només representen una imatge visionada i seccionada des de la normalitat.

En certa manera aquesta necessitat d’omplir els espais amb objectius, activitats i compromisos es podria anomenar “hipereducabilitat”. On tot pretén ser educable, rehabilitable i  apropat a l’hegemonia conductual, cultural i social. Treballar des d’aquesta mirada suposa colonitzar la vida de l’altre envaint aquelles intimitats que la nostra consciència i la nostra moral creu errònies o ens fa veure mancances difícils de sostenir. Així, també implica posicionar als subjectes en el rol passiu de receptor, de desinformat i de desconeixedor. Igual que els pares i mares atapeeixen la vida dels seus fills i filles (receptors, desinformats i desconeixedors) amb activitats extraescolars, a vegades la nostra professió farceix la vida dels usuaris dels serveis amb múltiples tasques amb finalitats socioeducatives.

D’aquesta manera, pretenc reivindicar el dret en l’àmbit de l’Educació Social a no fer res. A mirar a l’altre, a escoltar-lo, a sentir-lo i notar el que ens travessa d’aquella persona. Pensar en espais i moments no premeditats, permetre’ns saltar-nos una activitat per fer el que la dinàmica del moment ens demana.

Posar les emocions en joc i sentir el que el nostre cos ens diu. Experimentar la vulnerabilitat que tenim i que veiem, fer una pausa en la velocitat feroç que ens arrossega a viure pensant en el demà, perdent el que ens passa avui. Així, potser podrem omplir el temps de treball amb necessitats del moment present i sobretot sorgides de demandes reals (implícites o explicites)  dels subjectes de l’acció. 

dimecres, 25 de gener de 2017

Vagabundeo por las zonas altas de Barcelona

Ayer caminé por un barrio de la parte alta de Barcelona. Justo era la hora en que los alumnos entraban al colegio.

Deambular por esa zona fue un choque, una tremenda trompa de agua atravesando mi consciencia. Recorriendo esas calles, observando las fachadas, los edificios, los portales, los comercios o las aceras noté en mi cuerpo las grandes diferencias que separan unos barrios de otros. Algunas sensaciones me abrumaban a medida que avanzaba. Nunca había palpado tanto los contrastes, y mucho menos me había parado a ver que me sucedía al verlos. Hablo de diferencias arquitectónicas y estéticas que conllevan una gran carga de consciencia de clase. Detalles, estructuras y materiales que evocan a una demostración de riqueza y sustento. Son proclamas del patrimonio. Parece una organización social, cultural y estética homogénea que representa un estatus económico concreto. Una fotografía de un lugar donde todo parece harmonioso y placido.

Cuando separaba la mirada de lo material, y contemplaba a las personas mis prejuicios salieron a flote para navegar en una marea de sentimientos. Observaba a los niños y a las niñas con sus trajes de ir al colegio. Las niñas vestían con unas faldas a cuadros y unos calcetines hasta las rodillas. Los niños llevaban unos pantalones oscuros y camisa lisa por fuera. Sus padres y madres iban vestidos de forma similar entre ellos. No puedo negar que noté cierto rechazo. Un rechazo que estoy convencido que viene condicionado por mi historia personal. Lo primero que he pensado es que somos habitantes de una misma zona del país pero de mundos diferentes. De realidades opuestas. Pero a la vez me preguntaba, ¿Por qué siento este rechazo? ¿Por qué no estoy en paz al vagabundear por estos caminos?


Decidí seguir caminado. Mientras, reflexionaba sobre esas sensaciones que tenía en el cuerpo. No podía evitar notar y sentir esas ganas de volver a mi espacio, a mi lugar. Y me sentía mal por ello en tanto que no conseguía visualizar lo más positivo del momento. Me nublé y me dejé llevar por esas ideas preconcebidas que no hacen más que presuponer realidades imaginarias. Pero estos pensamientos son peligrosos en todos los sentidos y en todas las direcciones. En la reflexión “post caminata” entendí que surge el mismo efecto cuando defines alguien por su aspecto. Ya sea para pensar que es un delincuente o que es una persona rica (con todas sus cargas implícitas). Seguí andando y pensando en mi relación con los simbolismos de esa zona de Barcelona. De alguna manera, ver todo aquello me recordaba la situación en la que vivo. Con penurias económicas, sin excesos, sin grandes viajes, contando hasta el último céntimo… Imagino que al final la comparación y la visualización de esas vidas tan lejanas para mí fue lo que me atravesó.


Aun así, me demostré otra vez que caminar des de la consciencia te evoca a repensarte a ti mismo como persona. A preguntarte de dónde vienes, a donde vas y tu relación con el entorno en el que vives. Es interesante poder hacerme estas reflexiones sobre mis prejuicios, sobre como los siento en el cuerpo y sobre como los analizo a posteriori. Y todo a través del caminar. Desde un acto tan cotidiano que la mecánica de la vida diaria nos ha hecho olvidar que puede ser una herramienta con mucho potencial para crecer personalmente y para conocer y transformar el entorno. 

dimecres, 7 de desembre de 2016

Vuelve el informe PISA


Ya tenemos aquí los resultados del informe PISA. De nuevo, empieza la dualidad de los elogios y las escabechinas para los malos y buenos países. 


Este informe, según nos dicen pretende ser un análisis del rendimiento de estudiantes y la medición de "la capacidad de interesarse e implicarse en temas científicos e ideas sobre ciencia como ciudadano consciente y reflexivo",

Nada más lejos de la realidad, este informe está generando una competitividad entre países para ver quien se lleva la medalla de oro, plata y bronce. Así, la educación (descriptiva) se valora des de configuraciones científicas (prescriptivas) que más bien nos dicen poco de la realidad de cada país. Y aun menos del estado de su modelo pedagógico. Esta lucha por los primeros puestos está generando políticas enfocadas a concebir buenos resultados, lo cual nos lleva al sinónimo de políticas educativas neoliberales. 


Individualismo, aprendizaje porque si, competencia directa, consecución de buenos resultados… más y más valores para perpetuar el sistema. El informe PISA se está convirtiendo en la maza perfecta para aplicar estas medidas y seguir mudando la educación hacia las pedagogías del mercado. 


Otro dato curioso, que ya mencioné en un artículo anterior, es que algunos países asiáticos que utilizan métodos de violencia educativa (hacer exámenes hasta aprobar, estudiar 12 horas, no ir a dormir hasta acabar las tareas, etc.) están en los primeros puestos. 

Por otro lado, leyendo los resultados de este informe me cuestiono en qué lugar queda la empatía, el pensamiento crítico, la interacción con lo social y comunitario, la asertividad, la gestión emocional, la consciencia corporal, la aceptación de la diferencia, la capacidad de elección, el apoyo mutuo… ¿done están todas esas competencias que nos acercan como personas, que no nos hacen competir y que nos dicen mucho sobre el estado de los alumnos respecto al modelo educativo que reciben? Todas esas cosas impalpables pero importantes, esas cualidades que si no se fomentan y se respetan acaban repercutiendo en un futuro mecanizado y acrítico. 

Por esto, creo que el informe PISA no representa la fotografía de la situación pedagógica. Solo muestra lo que a este sistema le interesa mostrar y en consecuencia mejorar.

dimecres, 30 de novembre de 2016

El Patriarcat i les cançons infantils

El patriarcat, com a forma d'organització que genera desigualtat i que s'escola per totes les escletxes on troba pas, s'ha arrelat en un àmbit poc conegut; el ventall de cançons infantils. És ben conegut que la música fins avui en dia ha representat els estereotips de gènere, però penso que quan es tracta d'un cançoner dirigit a edats molt primerenques, requereix una significació especial.

Aquí mostro un recull d'algunes de les cançons que més em criden l'atenció, en tant que perpetuen el model de poder masculí en detriment de la figura submisa i obedient de la dona.


Per altra banda, m'agradaria destacar el treball fet per Imma Oliveres i Prat, on realitza una tesi molt interessant sobre El tractament de la dona en el repertori de cançons de primària. (Anàlisi dels textos i de les il·lustracions de les cançons dels llibres de text des d'una perspectiva de gènere). Recomano la seva lectura per endinsar-se en el tema amb profunditat.


http://www.xtec.cat/sgfp/llicencies/200607/memories/1647m.pdf

1. El senyor Ramon


El senyor Ramon
empaita a les criades
i a les que no ho són
també moltes vegades.
Les pobres criades
quan se'n van al llit,
tururut, tururut,
qui gemega ja ha rebut.


En aquesta cançó podem entreveure la imatge d'un home amb poder sotmetent a les seves treballadores. El més preocupant de la lletra és el tros final on se sobreentén que quan les criades van al llit, el senyor Ramon les assetja sexualment i les agredeix si es queixen.

2. El Gall i la gallina

El gall i la gallina,
estan en el balcó,
la gallina està adormida
i el gall li fa un petó.
Dolent, dolent, i que dirà la gent?
Que diguin el que vulguin,
que jo ja estic content.


Remarca clarament la idea que l'home pot utilitzar el cos de la dona sense el seu consentiment. I a més, el fet que l'opinió pública sobre el fet no obté cap importància, ja que l'orgull d'haver fet un petó d'aquesta manera ja és suficient satisfacció personal.

3) La Caterineta.

A la plaça fan ballades
Mare, deixeu-m'hi anar!

No hi vagis, Caterineta
que ton pare arribarà.
Tan si arriba com no arriba
jo a la plaça vull anar.

Al cap d'una hora que hi era
son pare ja va arribar.
On tens la Caterineta?
On és que no fa el sopar.

A la plaça n'és que ballen,
se n'hi ha volgut anar.
Ja n'agafa una buscalla
i un bastó a l'altra mà.
Passa, passa, Caterina;
passa, passa a fer el sopar.

La primera garrotada,
un braç ja li feu sagnar;
la segona garrotada,
l'altre braç li va trencar.
La tercera garrotada,
morta ja la va deixar.

El dia del seu enterro
son pare es va
 penjar.
I la mare dins la cuina,
que s'esclata de plorar.

Que s'esclati i que rebenti,
no li hagués deixada anar.

Crec que aquesta cançó és prou explícita pel que fa a la violència, l'assassinat i la submissió dirigida a la dona. No cal afegir res més.

4) la dama d'aragó.

Son germà se la mirava
amb un ull tot amorós.
-No fóssim germans, Maria,
mos casaríem tos dos.
Ai, amorosa Anna Maria,
robadora de l'amor...
Ai, de l'amor...


En la dama d'Aragó, es mostra una noia que és tan bella que fins i tot el seu germà se la mira amb ulls amorosos i també el capellà. A la cançó original, com que no es pot produir l'incest, el germà li busca casador, tot mostrant-la a la fira.

5) El mariner

"Mariner, bon mariner, torneu-me en terra,
perquè els aires de la mar me'n donen pena.
- Això sí que no ho faré que heu de ser meva: set anys que vaig pel mar per vós,
donzella; cent llegües dins de la mar, lluny de la terra"


Una altra cançó que perpetua el poder de l'home i la concepció de propietat. Mostra una relació de desigualtat i de submissió, per la qual s'engendra tanta violència.

Si en voleu saber més, us animo a llegor la tesi de la Imma Oliveres i Prat

dilluns, 21 de novembre de 2016

Fotografía de la realidad educativa

Anoche, en el programa Salvados, diferentes agentes del mundo educativo de secundaria (institutos) exponían la opinión sobre algunos temas relacionados con la educación. Había familias, alumnos y profesionales. Después de verlo se me abrieron diferentes reflexiones.

Por un lado, me aterroriza la idea que personas de 16 años tengan que tomar decisiones vitales sobre su futuro. Tienen que cuestionarse y decidir que quieren estudiar, de que esperan trabajar y con el peso encima de elegir bien por un futuro prometedor.

En realidad no veo mal que se promuevan meditaciones entorno al futuro de uno mismo, ni tan siquiera el tener que entrar en ideas abstractas para conocerse mejor. Personalmente preferiría que descubrieran experiencias para conectar con el presente, pero no está de más de vez en cuando crear una mirada a la vida con vistas al futuro. Pero esto queda muy lejos de lo que está pasando. Se están generando prospecciones de futuro de una vida imaginaria, y viendo el documental solo se entreveía la visión del dinero como máximo objetivo. Por eso, en esas decisiones entran en juego el “que esperan de mí” o “que es lo socialmente aceptable” y sobretodo la sentencia de elegir ser un fracasado o un triunfador. Una chica decía firmemente que su gran pasión es el teatro pero no seguirá ese camino porque no tiene salida.

En esto, vinculo un mensaje muy peligroso en el mundo social y educativo: la responsabilidad de uno mismo. En una sociedad neoliberal la persona es la única responsable de sus actos y por lo tanto tiene que asumir las consecuencias. En el ámbito escolar el alumno también es librado a los efectos de sus actos. En la práctica esto se traduce en: si no estudias es porque no quieres.

Esto, esconde el riesgo de omitir otras dificultades más ligadas a las desigualdades, a la diversidad y al respeto por los diferentes ritmos de crecimiento. Nadie parte de la misma situación, e incluso con las mismas características (sociales, económicas, culturales, familiares, etc.) cada persona adquiere unas necesidades dispares. Por eso el capitalismo nos deja solos. Como culpables de nuestra situación. Cuando ya es bien sabido que el fracaso escolar, los problemas de salud mental o la aparición de ciertas enfermedades van estrechamente ligadas a situaciones de pobreza y de desigualdad.

Tampoco podemos negar que el reflejo en que basan sus idearios es el que hay. Una realidad marcada por lo material y por la consecución de objetivos en relación al dinero. Una cultura del esfuerzo, una tierra de las oportunidades donde quien no logra sus objetivos es porque no quiere. Un escenario de lo inmediato y lo volátil. Todo dura poco y con mucha intensidad. Así, ¿cómo podemos ofrecer miradas más centradas en lo que uno necesita en vez de lo que se espera de él? Cuando lo que rodea a los y las adolescentes son bombardeos de imágenes, ideas, palabras y conceptos centrados en ideas de futuro y en lo material.

Otra de las cosas que hablaron es de la visión de los padres hacia los hijos. Algunos vivían como un fracaso la idea que su hijo/a no vaya a la universidad. ¿En qué momento nos hemos perdido, para focalizar nuestros logros y fracasos personales en la vida de otras personas? ¿Por qué seguimos empeñados en que solo hay un camino certero para la vida?

En conclusión, creo que nuestra educación necesita una metamorfosis práctica y conceptual. Una evolución hacia el respeto en cuanto a ritmos, decisiones y voluntades de cada uno. Una libre presentación del saber y sobretodo una manera más comunitaria de entender la pedagogía. Todos somos agentes pedagógicos y cualquier espacio y persona puede ser una fuente de conocimiento. Pero si estos espacios de “lo común” son abarrotados y saturados de miedos, prospecciones de futuro sentenciadoras e ideales de vida inalcanzables, seguiremos induciendo a la consecución de nuestra sociedad neoliberal, positivista y deshumanizada. 

dimarts, 11 d’octubre de 2016

la senzillesa

Mirar per la finestra i no fer res. Contemplar el paisatge, quasi com quelcom desconegut. Fa temps que no el miro. Sobretot amb consciència. No observo els detalls que m'envolten ni les persones que hi transiten.

Em desplaço d'un lloc a l'altre sense parar, ni pensar ni mirar. Amb un recorregut fix, estanc, inamovible. Les presses provoquen aquesta sensació de velocitat i desorientació en la immediatesa pràctica.

Em perdo els detalls, allò que identifica i fa singular a un lloc o una persona. Ho intento però veig que se m’escapa, per això he decidit aturar-me un cop al dia. Parar, tancar els ulls i fer respiracions conscients durant un minut.

En el meu treball atenc a persones que m’expliquen situacions extremadament complicades, buscant algú que els miri, els escolti o si més no simplement demanen sentir-se acollits.

Per afrontar aquestes situacions, provingudes del més enllà del raonament de la justícia, la mala sort i les desigualtats, cal estar conscient. Són vivències dures i condicions de patiment que sobrepassen a qualsevol. Generalment aquestes persones han navegat per un mar d’institucions i professionals, que lluny d’escoltar-los, els han aconsellat, dirigit i marejat per l’oceà social de la societat del benestar. En aquest navegar, les famílies i les persones afectades s’han perdut i s’han sentit soles. Per això busquen algú que els escolti, algú que aculli el seu patiment i no el faci fora amb un: ja ens veurem a la propera visita (dintre d’uns mesos com a mínim).

Així, jo he d’estar conscient i alerta per atendre les necessitats d’aquestes persones.


Els educadors i educadores socials no ens podem permetre ignorar els detalls i les senzilleses de les persones que tractem. Perquè llavors, penso que s’esvaeix l’escènica que caracteritza la nostra professió. Aquell tracte personal i proper, que des d’un vessant teòric i pràctic, aconsegueix generar vincle amb l’alteritat. 

dilluns, 1 d’agost de 2016

No, no porta arracades. Però és una nena oi?

La nostra filla no porta arracades. D'ençà que va néixer diferents persones ens pregunten de manera continuada per què no les porta. Als transports públics, al carrer, als bars, la cartera del barri... Per mi era inimaginable que un acte que no sembla tan important, causés un impacte similar a l'alteritat. Passats quasi 8 mesos, comencem a estar-ne farts.

Ara bé, si baixem el problema de la qüestió merament estètica, veiem que l'assumpte és que sense les arracades no sembla una nena. I aquí és on radica el problema. En la necessitat binaria de gènere que ens canalitza a ubicar necessàriament a un sexe determinat amb unes característiques concretes.

Penso que no cal que ens justifiquem, però a causa de l'augment de les demandes d'aquestes persones anònimes, els donaré una explicació:

La nostra filla no porta arracades principalment perquè ja se les posarà si ella ho decideix. Perquè el seu cos és seu, no és propietat nostra. Perquè pensem que ha de se lliure i responsable de decidir quan, com i de quina manera se les vol posar, si és que ho vol fer.

També, pensem que determinar ordinàriament que la Nora és una nena, amb la projecció de gènere que es convertirà amb una dona (i per tant ha de portar arracades), significa eliminar qualsevol altre possibilitat d'estar amb una mateixa. No donem l'alternativa a què ella, decideixi quan creixi, si vol ser una dona o no i de quina manera ho vol ser.

El fet de no posar arracades és simbòlic, i si ho mirem des d'aquesta perspectiva, també és polític. Perquè entenc que els primers passos per educar des d'una perspectiva de gènere, lliure i feminista, és confiar en el fet que ella determini les responsabilitats sobre el seu cos i sobre la seva vida.

Per això no porta arracades, encara pren el pit, dorm amb nosaltres, respectem els seus ritmes, no ens anticipem, està en continu contacte, quan plora l'agafem...

En definitiva, que cadascú ha de viure i experimentar la criança com més li plagui i més li convingui. Però per favor, deixeu la resta en pau.

divendres, 22 de juliol de 2016

Oda lírica a la educación social

Soy caminante sin rumbo claro en la educabilidad. Ninguna meta fija donde llegar, trazando recorridos al azar con precaución y razonamiento. Sin saber dónde ir, pero delineando con intención y moviéndome con soltura por las brechas de la exclusión.

Sin protocolos, ni señales ni leyes que me hagan perder la magia que supone el acercamiento cultural. Sigo transitando por espacios inexplorados, no porque sean inaccesibles sino porque pocos quieren acercarse a ellos. Lugares residuales, huelen a diferencia. Y la diferencia estremece. 

Para ello estamos los educadores y educadoras sociales. Para coexistir en ese sótano llamado “zonas de marginación”. Compartiendo el tiempo con las personas (no ciudadanos) de la periferia. Las que están alejadas, interrumpidas, inacabadas… casi se les podría decir que son errores necesarios o daños colaterales de nuestra sociedad. Más o menos viene a ser lo mismo.

Esta subjetividad que excluye y aparta perpetúa la visión normalizadora. Lo aterrador es que está en todas partes. Es impalpable, volátil e incontinua porque permanece en las relaciones, en las palabras y en las miradas. Es algo cultural y profundo. Por eso transformar cuesta tanto.

Hay quien dice que baja al pozo a ayudar (ver, observar, categorizar) a la miseria. Pero con traje de protección nuclear, armado hasta los dientes y con una cuerda para volver a subir. Como se dice coloquialmente: trabajan con seguridad, limpian sin mancharse. Acuden a la periferia a eternizar la normalidad.

Yo me siento cómodo en esos espacios de diferencia y me gusta impregnarme de ella. No sé bien porque, nunca lo he sabido. Así que no poseo una explicación racional del porqué de mi profesión. Simplemente, sé que este es mi sitio.


dimarts, 28 de juny de 2016

Incredulidad política

Después de los resultados de las últimas elecciones, recordé un texto del año 2010, de Santiago López Petit donde nos inquiría abiertamente  “Como ciudadanos, actuando en tanto que ciudadanos, ya hemos perdido de antemano la guerra ¿Y si dejáramos, entonces, de ser ciudadanos?”

En estos momentos no puedo sentirme más identificado con sus palabras. Tengo ganas de esconderme del mundo sociológico. Quiero permanecer en los márgenes y moverme en paralelo a la realidad normalizadora. Navegar por las sombras de la cotidianidad. Quiero ser sin estar. No pretendo permanecer cómplice ni participe y ni mucho menos espectador de esta hecatombe política, económica, social y cultural. Me gustaría ser invisible a ojos de las estadísticas, los servicios y las encuestas. Quiero dejar de ser ciudadano, en la medida que lo plantea S. López Petit.

Porque pienso que la sociedad tiene un problema de identidad endógeno y patológico, porque si no fuera así no encuentro razonamiento a lo sucedido. No importa si nos roban, nos utilizan, nos ningunean, utilizan los recursos públicos para intereses políticos o vacían las harcas públicas. La vieja política, la que nunca ha abandonado este país, sigue en pie más viva que nunca.

De hecho, estos últimos meses hablaban de la nueva política. Pero observando “lo nuevo” de este término, solo he conseguido atisbar una pequeña diferencia; ahora los debates en televisión ya no son a dos bandos; son a cuatro. Esta ha sido la gran aportación de la nueva política. Centenares de movilizaciones, mítines y publicaciones haciendo creer en un cambio real a través del juego democrático postfranquista.

De nuevo, pienso que quiero dejar de ser ciudadano. Y me gustaría hacerlo para persistir en mis actitudes transformadoras des del anonimato, haciendo camino en la penumbra. Poco a poco, palabra a palabra y acto a acto. Pero no creyendo y depositando esperanzas en lo ya conocido, sino más bien apoyándome en lo que ha funcionado toda la vida, en la afirmación de la complicidad de lo cotidiano, en la ayuda mutua y la vecindad. “Votar cada cuatro años en verdad no es tan importante. Es mediante nuestro comportamiento, y en el día a día, como realmente insuflamos vida a la figura moribunda del ciudadano” sigue diciendo S. López Petit.


Así, en los actos pequeños de nuestro entorno es cómo podemos dejar de ser ciudadanos para crear otras realidades, siendo habitantes activos pero alejados de la gran estafa política e ideológica. 

divendres, 3 de juny de 2016

La diversidad funcional como reivindicación humana

“...hay un colectivo que parecía que quería dar un paso más descartando el término discapacitado, que durante mucho tiempo todo el mundo ha aceptado, y apostando por diversidad funcional, que se veía más inclusivo y menos estigmatitzador. El problema ha surgido cuando Cocarmi, la federación que agrupa las diez asociaciones de discapacitados -físicos e intelectuales- de Cataluña, como la ONCE y Dincat, ha levantado la voz con un comunicado criticando que este cambio terminológico se haya hecho sin su consentimiento...”


No han preguntado antes a COCARMI si les parece bien que un grupo de personas decidan sobre su propia vida. Se han ofendido. Claro, ¿pero que se han pensado estos activistas? ¿Qué pueden inventarse cualquier patraña que desautorice la hegemonía de las instituciones sociales? ¿Así como así, sin avisar?

Quizás, quien ha dirigido el monopolio durante tantos años, le parece raro que alguien diga: no soy un error, no soy un desviado, no soy alguien a quien reparar, no soy un discapacitado, no me falta nada, no me sobra nada; soy un sujeto y un ciudadano de pleno derecho igual que tú. Lo que me discrimina y me limita es el entorno, la arquitectura, las miradas y la compasión.

Supongo que esto a los de COCARMI no les cuadró. Y pensaron: estos son cuatro chiflados sin importancia. Pero… ¡que no vuelvan a hacer nada así sin consultarlo antes con nosotros! También rumiaron aliviados: Esto de la diversidad funcional será algo pasajero.

Gran error amigos.

Este concepto no es una evolución de ningún otro, no es un avance con matices de la palabra anterior. Es un cambio sustancial de la visión respecto a la diferencia. Es llevar el cuerpo a la política, estar orgulloso de ser así, trasladando la noción de la vulnerabilidad a otro plano mucho más profundo y lejano que cualquier otro concepto predecesor.

Des de esta visión, entendemos que la discapacidad es un conjunto de construcciones sociales que se han atribuido a la diferencia para encarcelarla, objetivarla, discernirla y situarla en ese lugar de exclusión que en realidad no le pertenece. Igual que la palabra subnormal, disminuido, minusválido, anormal… todo son conceptos a los que se les ha asignado una idea de persona errónea, incapaz e inútil.

Diversidad funcional nos sitúa en un plano de igualdad pero remarcando que la vulneración de derechos es quien discrimina. El cambio más importante es que el culpable ya no es la persona. Por eso ya no hay que rehabilitar, tratar ni modificar nada. Ya no hay que pensar en las mil y una maneras de corregir el cuerpo para que vuelva a ser normal. Sino qué hay que pensar de qué manera podemos adaptar la arquitectura, las relaciones, los servicios, la política, la comunidad y todo lo colectivo a la gran diversidad humana.

Pero por un lado este discurso da un poquito de miedo. ¿Me están diciendo que ese que va en silla de ruedas y tiene un pie torcido es igual que yo? ¿Y aquel otro que parece que tenga autismo también? La vulnerabilidad nos atraviesa por completo cuando imaginamos eso.

Además, este alegato también rompe con las dinámicas caritativas y todas sus estructuras. Así, alguien como COCARMI, que pertenece a la categoría de mega instituciones sociales con aires anticuados, ve peligrar su hegemonía y su autoridad dentro de este ámbito.


Sin más, me encantaría que COCARMI abrieran grupos de debate, que invitaran a personas afines a este concepto para contrastar opiniones y que no tengan miedo a renovar sus idearios políticos e ideológicos.